10 de enero de 2022

Tarta de mandarina

 


Ingredientes para 12 personas:

Para la plancha de bizcocho:

100 gr de harina tamizada.

80 gr de azúcar para los huevos + 30 gr para las claras.

3 huevos enteros.

3 claras.

Molde desmoldable de cualquier tipo (el mío redondo de 23 cm)

Para el relleno:

500 gr de nata 35-38 % de materia grasa.

80 gr de azúcar.

250 gr de zumo de mandarina.

65 ml de licor tipo Grand Marnier, Cointreau o Curaçao.

5 hojas de gelatina Vahiné.

Para la cobertura:

3 yemas de huevo grande o 4 de medianos

El mismo peso de las yemas en azúcar

El zumo de ¼ de limón.

Molde desmontable de 23 cm.

Elaboración:

Marcar 2 círculos de 23 cm en una hoja de papel de horno y dar la vuelta al papel para que quede debajo esta parte marcada y ponerlo encima de una bandeja del horno (o también podéis poner la masa dentro del molde y luego una vez frio cortar dos discos.

Batir los tres huevos enteros junto con los 80 g de azúcar hasta que queden bien esponjosos.

Añadir la harina tamizada, mezclar con una espátula y reservar.

Batir las claras a punto de nieve y a medio montar añadir los 30 gr de azúcar y seguir batiendo.

Una vez estén completamente montadas añadir a la mezcla anterior con movimientos envolventes para que no se bajen. Poner la mezcla en una manga pastelera con boquilla ancha lisa y cubrir los dos círculos de la bandeja o hacer un rectángulo en toda la medida de la bandeja.

Meter en horno previamente calentado durante 10 minutos a 190 grados

Una vez frío reservar las dos planchas o cortar dos discos de la misma medida que el molde.

Elaboración del relleno:

Hidratar la gelatina en abundante agua fría durante unos 10-15 minutos.

Montar la nata bien fría a punto de nieve y reservar en la nevera.

Poner a calentar en un cazo el zumo de mandarina, el azúcar y el licor y una vez caliente añadir las hojas de gelatina y retirar del fuego (no tiene que hervir)

Esperar a que el zumo esté tibio sobre los 36-40 grados y agregar a la nata en movimientos envolventes.

Poner dentro del molde una plancha de bizcocho y cubrir con el relleno, dejar unas horas en la nevera hasta que esté bien cuajado.

Para la cobertura de la yema: Yo prefiero hacerlo una vez este cuajado la parte anterior. Para ello poner en una cazuela las yemas de huevo batidas junto con el azúcar y el zumo de limón colado y llevar a fuego lento mientras vamos dando vueltas constantemente.

Cuando empiece a hervir retirar del fuego y batir enérgicamente con unas varillas. Volver a llevar al fuego y seguir dando vueltas hasta que espese un poco.

Volcar la crema sobre el mármol bien limpio y con una espátula de metal ir moviendo la crema   para que se enfríe rápidamente. Recoger del mármol con la misma espátula. También se puede hacer poniendo el mismo cazo en un baño maría inverso de hielo y remover hasta que vaya la temperatura un poco y sacar la tarta de la nevera cubrir la tarta con la otra capa de bizcocho y cubrir con esta crema yema la superficie (si os cuesta repartirla porque se os pega y no corre la crema por encima, hay un truco y es que consiste en calentar una taza o vaso con agua caliente y poner un par de cucharadas de postre esperar unos segundos que se caliente sacar la cuchara secar superficialmente el dorso de la cuchara del agua y aplanar y repartir la crema, ir haciendo esto hasta que podáis cubrirlo todo. Volver a poner a la nevera hasta el momento de comerla.

No tengo la foto del corte porque se me estropeo la maquina y no pude recuperar la foto. Pero podéis ver la foto del corte en el blog de la autora de la receta  Ana Blanca juegos de sabores