18 de marzo de 2019

Zeppole di San Giuseppe (rosquillas) fritas-horno y rellenas con crema pastelera




Para la masa (salen unas 12 unidades)
250 ml agua mineral
70 gr mantequilla
45 gr azúcar
3 huevos medianos
150 gr harina
Una pizca de sal
Para la crema pastelera
350 ml leche entera
1 vaina de vainilla
90 gr yemas de huevo (unos 5-6 huevos) (guardar las claras de huevo por si nos hace falta luego añadir a la masa)
45 gr azúcar
40 gr de almidón de maíz (Maizena)
50 gr de mantequilla (a temperatura ambiente)
Aceite de girasol o de maíz para freír.
Para la decoración (opcional)
Cerezas en sirope de Marrasquino (De venta en tiendas Gourmet)
Azúcar blanquilla o azúcar glas  para espolvorear


Elaboración:
(Ver primero el vídeo del autor de la receta, al final de la receta, está el enlace ya que  donde hay una imagen, vale más que mil palabras)
Primero preparamos la crema pastelera para el relleno .En un cazo ponemos a calentar la leche con un vaina de vainilla cortada a lo largo. Mientras se va calentando la leche, vamos a mezclar en un bol las yemas de huevo con el azúcar y el almidón de maíz. Removemos con unas varillas hasta que no queden grumos. Cuando la leche rompa a hervir, retiramos el cazo del fuego, y colamos la sobre la mezcla de yemas, azúcar y Maizena, mezclando enérgicamente hasta que todo se incorpore y no quede ningún grumo.
Colocamos el contenido en el cazo, y dejamos cocer a fuego suave, hasta que la crema espese, sin parar de remover con una espátula o con las varillas, para que no se nos pegue en el fondo del cazo. Retiramos del fuego, pasamos la crema a un bol limpio, dejamos templar hasta los 60º C. Entonces le incorporamos la mantequilla cortada a dados, y mezclamos muy bien con una espátula hasta que se incorpore por completo. Tapamos la crema pastelera con papel film  de manera que éste toque la superficie de la crema, y reservamos en el frigorífico.
Para hacer la masa: En una cacerola al fuego vertemos el agua, el azúcar, la sal, y la mantequilla cortada a dados. Cuando rompa a hervir, volcamos toda la harina de golpe en la cacerola, mezclamos rápidamente con una espátula o cuchara de madera, apagamos el fuego y seguimos removiendo hasta que la masa se separe de las paredes del recipiente. Esperamos que se temple un poco y le  vamos a  incorporar los huevos de uno en uno mezclando bien y enérgicamente  y hasta que no esté bien integrado no ponemos el siguiente.  Cuando pongamos el ultimo huevo probamos si ya nos queda el punto idóneo denominado en el argot culinario “pico de pato” que es coger una porción de la masa con la cuchara de madera y levantar la y ponerla en posición horizontal y si la masa se empieza a caer en forma de pico de pato es que ya está (ver foto) si no lo conseguimos le vamos añadiendo un poco de claras de huevo sobradas de hacer la crema y vamos probando hasta conseguir el punto de pico de pato, que entonces al final nos quedara una masa muy fina.
Introducimos la masa en una manga pastelera con boquilla rizada o decorativa. Sobre un papel de horno recortado previamente en cuadrados de 35 x 35 más o menos, vamos a hacer como una especie de rosquillas de unos 5 cm de diámetro y lo hacemos sobre cada cuadrado de papel  y sobre todo dejando un agujero central medianamente grande, ya que luego al freír, tienden a hincharse, y si dejamos  el agujero muy pequeño, apenas quedara espacio para rellenar con la crema pastelera luego. Mientras vamos haciendo las formas, ponemos a calentar una sartén con abundante aceite de girasol o de maíz, y pre calentamos también el horno a 180 º Cuando el aceite esté a 170 grados  empezaremos a freír de tres en tres (Es importante mantener esta temperatura  para que queden bien ya que si no están a esa temperatura se doraran demasiado rápido, y la masa por dentro quedará cruda).Las colocamos en la sartén de manera que el papel de horno recortado quede hacia arriba, es decir, las ponemos a freír primero del revés. Les retiramos el papel que se desprenderá solo, y cuando se empiecen a dorar, les vamos dando la vuelta. Las retiramos y las vamos colocando sobre una bandeja para hornear con un papel vegetal o sulfurizado.
Introducimos la bandeja en el horno precalentado, y horneamos unos 10 minutos para que la masa se acabe de secar bien por dentro. Retiramos del horno, espolvoreamos con azúcar, y dejamos enfriar”le zeppole” sobre una rejilla. (Yo no le pongo azúcar)
Para el acabado:
Retiramos la crema pastelera del frigorífico, con unas varillas removemos enérgicamente para devolverle la textura cremosa. La introducimos en una manga pastelera con boquilla pequeña y rizada. Rellenamos el agujero del centro de “le Zeppole” y decoramos cada una con una cereza en sirope de marrasquino. Si queréis podéis espolvorear con un poco de azúcar glas por encima.
Nota: Aconsejo hacer la fritura y ponerlas en el  horno  las rosquillas como máximo un par de horas antes de comer. Cuando menos tiempo estén hechas mucho mejor nos quedaran a la hora de comer, ya que con el paso del tiempo se humedecen la masa.

Receta de un dulce típico italiano,  que se toma el día del Padre y que se la vi a Ettore Bavette que podéis ver su video de la receta.


5 comentarios:

  1. Muy buena pinta la de estas rosquillas, las conozco y me encantan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Miquel pues has preparado unas deliciosas rosquillas, lástima que no las he probado. Ettore seguro que encantado de tener un seguidor como tu de aplicado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Adoro doces com essa massa , o creme combina bem.
    Ficou uma sobremesa linda.

    ResponderEliminar
  4. Pintan muy bien! Ahora mismo para merendar me comería una a gusto!!
    Petons
    Palmira

    ResponderEliminar
  5. Quina pinta! Això deu ser pecat segur. Ara per postres no et diríem pas que no😋😋😋

    Ptnts
    Glòria

    ResponderEliminar