8 de noviembre de 2018

Bocados de hojaldre con mermelada de peras y crema Mascarpone y nata



Ingredientes para 6 personas (24 unidades):
1 hojaldre rectangular
1 huevo pequeño batido
*250 gr de queso mascarpone
*200 ml de nata de montar del 35.1% de MG
Azúcar glas.
1 manga pastelera
1 boquilla rizada
Elaboración:
Abrir la masa de hojaldre sobre el mármol y conservando la forma cortar con un cortapastas o cuchillo rectángulos (más o menos 5 x 5 cm) y las vamos pasando a una bandeja del horno sobre papel de horno o silpat y los vamos poniendo un poco separados entre sí y los pintamos con huevo batido.
Hornear en horno precalentado anteriormente a 200 grados y luego bajar a 180 grados entre  15-20 minutos (depende del horno) hasta que suban y se doren un poco.
Dejar enfriar sobre rejilla y una vez frió cortar por la mitad con un cuchillo de sierra y  guardarlos dentro de un taper hermético.
En un bol ponemos el queso mascarpone y le añadimos unas dos cucharadas soperas del bote de la nata.
Mientras  ponemos   el bol en que vamos a montar la nata y el resto de la nata un momento al congelador unos 5-10 minutos.
Cogemos el bol del queso mascarpone y la nata y con la ayuda de unas varillas lo batimos un poco para que nos quede cremoso. Reservar.
Sacamos el bol del congelador y montamos la nata hasta que este fuerte y cogemos una parte de esa nata y se la añadimos al bol del queso mascarpone y volver a mezclar con la ayuda de las varillas de montar la nata para que se unan los dos ingredientes. Luego le vamos añadiendo el resto de nata y hacemos lo mismo, procurando que no se nos baje la nata. Luego lo metemos dentro de una manga pastelera con boca rizada y dejamos en la nevera un par de horas mínimo.
Al momento de servir  ponemos un poco de la mermelada de peras en la mitad del hojaldre, encima la mezcla queso mascarpone nata y tapamos con la parte superior del hojaldre. Espolvorear un poco de azúcar glas en forma de lluvia por encima. Servir y a disfrutar.



Notas: Un postre fácil rápido y que con estas mermeladas de Can Bech es un éxito seguro en la mesa. 
Yo no he puesto azúcar a la crema de queso y nata ya que la mermelada es ya dulce. Os sobrara crema de queso mascarpone pero aguanta 24 horas en la nevera y siempre podéis hacerla servir para otro postre con frutas por ejemplo. Esta copa de fresas   o estos canutillos y rellenarlo con la crema. O encima de unas magdalenas y porque no, también  como relleno de unos Eclairs rellenos. *Y sino queréis que os sobre hacer   la proporción de 200 gr de mascarpone y 150 ml de nata.


3 comentarios:

  1. Èxit assegurat i facilet de fer.

    Ptnts
    Glòria

    ResponderEliminar
  2. Alaaaaaa, qué bocado más exquisito, me encanta!!! Bss.

    ResponderEliminar
  3. Un bocado exquisito y con el surtido de mermeladas que tengo en casa me da miles de posibilidades!!!
    Besos y feliz domingo,
    Palmira

    ResponderEliminar