12 de abril de 2021

Galets rellenos de pisto y mozzarella

 






Ingredientes para 6 personas:

Para el pisto

1 berenjena mediana

1 calabacín mediado

1 pimiento rojo

1 pimiento verde

1 cebolla grande

1 zanahoria grande

2 dientes de ajo

1 cucharada sopera de salsa de soja

Aceite de oliva virgen extra

1 hoja de laurel

Tomillo y romero

Sal y pimenta

Para la salsa de tomate

500 de tomate triturado (fresco o de bote)

1 cebolla

1 diente de ajo

1 cuchara de café de pimentón dulce

1 cuchara de café de azúcar

Aceite de oliva virgen extra

Sal y pimenta

Para la pasta

260-300 gr de pasta de galets al huevo (podéis calcular por ejemplo 8-10 unidades por persona)

250 g de mozzarella fresca

Queso Pecorino para gratinar o decorar

Elaboración:

Para el pisto: Lavamos bien toda la verdura. Pelamos los ajos, la cebolla y la zanahoria. Cortamos toda la verdura en brunoise y reservamos.

En una sartén honda, calentamos el aceite de oliva y añadimos la verdura picada. La sofreímos bien a fuego medio, removiéndola de vez en cuando para que se haga de manera uniforme. Añadimos las hierbas aromáticas y el ajo picado, y salpimentamos sin pasarnos.

Cuando la verdura esté translucida y blanda (este proceso durará unos 30-45 minutos dependiendo del grosor de la verdura), añadimos la salsa de soja, mezclamos bien y dejamos cocer unos 5 minutos más. Apartamos del fuego y reservamos.

Preparamos la salsa de tomate: En un cazo, calentamos un poco de aceite de oliva. Añadimos la cebolla y el ajo picados, y los sofreímos a fuego medio hasta que queden blandos, pero sin dejar que se tuesten demasiado.

Añadimos el pimentón, mezclamos rápidamente y enseguida vertemos el tomate triturado. Salpimentamos, añadimos la cuchara de azúcar para quitarle acidez al tomate, y dejamos cocer a fuego medio durante 15 o 20 minutos (podemos hacer la salsa mientras se rehoga la verdura). Cuando esté lista la salsa, la  podemos dejar así o si queremos la trituramos. Y la ponemos en la bandeja que ira luego al horno cubriendo todo el fondo de la bandeja.

Cocemos la pasta: Llenamos una cacerola grande de agua y la ponemos al fuego.

Cuando el agua rompa a hervir, añadimos la pasta y dejamos cocer un poco más de la mitad del tiempo que indica el fabricante. (Mis galets ponen 17 minutos de cocción, le doy  solo 12 minutos) La pasta tiene que empezar a ablandarse pero quedarse un poco dura todavía. Cuando la pasta esté lista, la escurrimos y la dejamos enfriarse un poquito para poder manipularla.

Rellenamos la pasta: Desmenuzamos la mozzarella y se lo añadimos a la verdura.

Precalentamos el horno a 180 grados.

En el fondo de una fuente grande apta para horno, vertemos la salsa de tomate. Si ha quedado un poco espesa, podemos añadirle agua (A ser  doble la cocción de la pasta (primero en agua, luego al horno) es una manera de mantenerla entera para que el plato quede perfecto. Además, nos permite gratinar la pasta para darle un toque aún más delicioso. Para que se termine de cocinar en el horno, es importante poner una buena capa de salsa (que la pasta iré absorbiendo) y tapar la fuente para evitar que se seque. Además, cuando colocáis la pasta en la fuente, procurad poner una sola capa para que se termine de cocer de manera uniforme en el horno. Por eso es mejor usar una fuente ancha.)

Rellenamos la pasta con la verdura y el queso, y vamos colocándola en la bandeja del horno encima  de la salsa. Cuando toda la bandeja esté llena, la tapamos con papel de aluminio y horneamos unos 20-30 minutos, o hasta que la pasta esté a nuestro gusto. Si queréis gratinar un poco la pasta, quitar el papel de aluminio al finalizar la cocción, añadir queso Pecorino rallado por encima y dejar que se funda y si no  queréis gratinarla al servir poner el queso rallado pecorino por encima.

Receta  de Sylvain   Gourmetier  que nos ha encantado






1 comentario:

  1. Qué buena idea! Perfectos los tiempos de cocción para que la pasta quede en su punto y podamos manejarla. Lo intentaré. BSS!

    ResponderEliminar